Una biopic que logra dividir a la crítica y al público. Una obra maestra para unos, una película abultada para otros, pero que no deja indiferente a nadie.  

Por Javier Califano

Como un director que ama nada menos que filmar lo grande y lo sublime, ya se trate de amores imposibles (Romeo + Julieta), de espacios infinitos (Australia) o el caso de ELVIS: Un destino “más grande que la vida”, presentado por  Luhrmann  como película deslumbrante, un torbellino de colores, movimiento, drama y música…  o lo que razonablemente también podamos  llamar una orgía de sensaciones. 

La elección de centrar la historia tanto en Elvis como en su mefistofélico agente, el acertadamente llamado Coronel Parker, es una excelente idea ya que estos dos personajes resumen la quintaesencia del mundo del espectáculo. Parker es interpretado por un siniestro Tom Hanks en una actuación fascinante. Por derecho, la película realmente debería llamarse “Elvis y el Coronel” o tal vez al revés, ya que Parker de Tom Hanks es una presencia dominante, sirviendo como nuestro maestro de ceremonias y narrando eventos desde su punto de vista. Elvis es interpretado de manera triunfal por Austin Butler, quien no solo se parece a Elvis, sino que canta algunos de sus primeros éxitos mientras actúa con un entusiasmo y sacude la cadera.

La preparación para la deconstrucción de esta ilusión se hace de manera obvia y directa, rompiendo cronologías, fragmentando el tiempo y las percepciones lineales de la inspiración. Pero lo curioso es que si la ilusión está bien hecha por el director, es gracias a la labor de Tom Hanks, un actor con más experiencia que Butler ante la cámara, para facilitar la evidente sensación de continuidad del montaje: como un gran tráiler con casi tres horas de duración, entre montajes paralelos y alternos que muestra la alegría de Elvis, el niño que quería ser Shazam, un superhéroe. Elvis cantando That’s All Right, inspirado en la cultura afroamericana de Beale Street. El joven que quería comprar un Cadillac rosa para su madre y el artista inconmensurable que vivencio la tragedia de la perfección. Bienvenidas y bienvenidos al gran espectáculo en pantalla de Austin Butler haciendo carne y vibrando al Elvis original, el que conocimos por la cultura popular, la memoria y los archivos.

Párrafo aparte merece el Elvis Presley que tiene algo (mucho) que decir a la lucha racial –incluso en las contradicciones discursivas al respecto-, pues es un blanco criado en una comunidad negra a principios de la década del cincuenta, y más tarde un icono cultural que se plantó contra el racismo confederado en sus presentaciones, donde el  rhythm and blues de raíz y pertenencia afroamericana, además, aporta ese carácter temático que hace más actual a Elvis, sobre todo para que no sea un recuerdo para ser biografiado, sino que viva en su película.

ELVIS de Luhrmann es también una leyenda, en pleno rigor literario, construido alrededor de la complicada relación entre el cantante y su turbio manager: El joven Elvis hace un trato con el astuto  Coronel Parker, quien lo envuelve de fama junto con un trato faustiano. Es posible que este drama no sea lo que esperan los fans de Elvis, pero es una película ostentosa y entretenida que presenta a las dos figuras centrales como fuerzas de la luz y la oscuridad, alegoría de la intención de atrapar un rayo en una botella; instancia ineludible si se pretende aventurarse a darle dimensión narrativa la fabulosa vida de ELVIS, acaso a uno de los más grandes artistas del siglo XX.

Esta es la gran epopeya del chico de Mississippi que vivió para transformarse en una ilusión. Baz Luhrmann dirige en congruencia con esta idea, mediante la realización de una biografía  que da constancia de un estrellato tan frenético como asfixiante. Luhrmann legitima a Elvis con lo mejor que tiene para ofrecer: su figura eternizada en el cine.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s