El sábado por la noche el reconocido influencer inició una colecta para colaborar con el cese de incendios en Corrientes y en pocas horas se llegó a juntar cien millones de pesos. Una cifra muy alta, que trajo nuevamente un debate sobre  el rol del Estado en nuestro país.

Por Agustina Gonzalez

El indignómetro de las redes sociales se encendió una vez más y se alardeó con que la salvación nunca vendrá por parte del Estado si no de los privados. Un argumento muy utilizado en tiempos donde, valga la redundancia, el Estado suele ausentarse frente a muchas problemáticas, no comunica de manera eficiente donde se encuentra presente y la ultraderecha cuaja en la juventud que está más presente en internet y sus mensajes se viralizan más rápido. 

Está muy bien que un influencer utilice su credibilidad y su posicionamiento en las redes sociales para hacer colectas que beneficien a personas o a causas nobles. Pero cabe preguntarse cuál es la estrategia de selección de estas causas. ¿Por qué Emmita y no otra nena? ¿Por qué Corrientes y no otra provincia? ¿Hay causas que son más importantes que otras? ¿O simplemente hay causas que “garpan” más? Santiago Maratea vive de sus redes sociales, monetiza, y tiene su propia manager que lo asesora en estas elecciones. Y tampoco se sabe a ciencia cierta las cifras individuales de las colaboraciones ni de donde provienen.

Suena absurdo discutir si un instagramer puede o no reemplazar al Estado, pero son discusiones que se dan en internet y que cobran sentido cuando no hace más de seis meses, Javier Milei y Victoria Villarruel, ganaron dos bancas en la Cámara de Diputados. Dos reconocidos libertarios que no hacen más que denostar a la clase política.  

La premisa de que te salva el mercado es falsa y hay muchísimos ejemplos para demostrarla, el más cercano es la pandemia del Covid-19 y su posterior compra de vacunas donde los laboratorios solo le vendían a gobiernos nacionales, ni siquiera provinciales. Si bien hubo intentos para que los privados compren, no fueron exitosos. Y los números que el Estado gastó son incalculables para cualquier persona de a pie. 

Los incendios en Corrientes ya alcanzaron el 10% de la superficie total de la provincia y no sabemos aún cuánto más alcanzará. Lo que hay que exigirle a la clase política además de inversión económica, es que sancione leyes para cuidar nuestros ecosistemas. La ley de Humedales pierde estado parlamentario y solo un grupo minoritario de ambientalistas la reclama. Es importante que no se corra el eje de la cuestión. ¿Por qué no se aprueba esta Ley? ¿Cuáles son los intereses que hay detrás? Estas preguntas no se viralizan. Lo que sí se hace masivo es la premisa de que un influencer hizo más para calmar los incendios que el propio gobierno. Y de esta forma alimentan la idea de que el Estado no sirve y hay que aniquilarlo. Esto se magnifica cuando en elecciones eligen propuestas que creen superadoras, donde lo que se ofrece es achicamiento estatal y mayor libertad del mercado. 

Según la página oficial del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible hay cuatro provincias que tienen focos activos, entre ellos Río Negro, Misiones, Formosa y Corrientes, ésta última es la más afectada.  Al momento se encuentran operando 23 medios aéreos,  (11 aviones hidrantes, 2 aviones observadores y 10 helicópteros) más cientos de brigadistas. Se pidió cooperación internacional a través de cancillería. El Ministerio del Interior sumará $800 millones a las provincias más afectadas y el Ministerio de Agricultura otros $500 millones para los productores. Estos datos se pueden ver en el reporte diario de Manejo de Fuego. Por supuesto que estos números no son suficientes para contener los focos activos,  pero también es real, que son cifras que no podría manejar un influencer a través de colectas. Cien millones de pesos es un montón de dinero para una persona individual, pero a nivel gubernamental es una cifra ínfima.

Está muy bien que se hagan colectas y que las personas colaboren en causas nobles. Lo que está mal es creer que esas colectas reemplazan al Estado. Un influencer no desnuda la ineficiencia de nuestros gobernantes. Creer en eso es subestimar a las personas que viven el día a día. Son incalculables los Santiagos Marateas que necesitamos para asistir las problemáticas de 45 millones de habitantes.

Un comentario sobre “¿Cuántos Santiagos Marateas se necesitan para suplantar el rol del Estado?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s