Se estrenó el 1° de octubre y se ubica entre las más populares de toda la plataforma. Basada en el exitoso libro de Stephanie Land “Mand” relata la historia de una mujer de 25 años que se separa de su marido violento y se encuentra con el sinuoso camino de criar sola a su hija sin un trabajo ni un hogar estable. 

Por Agustina Gonzalez

Es de madrugada y Alex (Margaret Qualley) decide escapar de su casa junto a Maddy, su hija de casi tres años. Mientras la arropa y la sube a su auto, Sean (Nick Robonson) duerme en la cama después de alcoholizarse y agujerear la pared de un golpe. El primer lugar al que va Alex es a la casa de una amiga pero se encuentra con que no es el entorno adecuado para que esté su hija. Esa noche duermen en su auto en un estacionamiento pero un policía las despierta y les pide que se vayan a otro lado.  Así comienza esta miniserie que relata, no solo la violencia familiar, sino también la de un sistema que no puede contener a las víctimas. 

Una de las escenas bisagra ocurre en el capítulo dos cuando la asistente social le dice a Alex que lo único que le puede ofrecer es un refugio de violencia doméstica.  En ese momento ella responde que no quiere sacarle una cama a una mujer que fue abusada de verdad y que la violencia que ejerce su marido no es real, porque ni a ella ni a su hija las golpeó. Lo interesante de esta frase es que fuera de la ficción, a las víctimas les cuesta muchísimo asimilar que están padeciendo violencia. Sobre todo cuando ésta no es física sino psicológica, simbólica y económica. En muchos de los casos sufren manipulación por parte de sus agresores y de sus entornos.  En una escena en el estacionamiento del primer capítulo, Sean le envía un mensaje a Alex donde le dice ¿Por qué actúas como una loca? y de esta forma minimiza su violencia y le traslada la culpa a ella. 

Alex comienza a trabajar en una agencia de empleadas domésticas por un salario bajísimo que no le permite alquilar un hogar. Después de un accidente automovilístico pierde su auto y finalmente decide pedir ayuda social.  Cuando entra al refugio de violencia doméstica le pregunta a Denise (Bj Harrison), la mujer que la asiste,  si todo ese lugar es para ellas dos, cómo si no fuese merecedora de un espacio digno. A los minutos Danielle (Aimée Carrero), una compañera del refugio, le trae unos juguetes a Maddy, ya que la había escuchado llorar. Alex entabla una amistad con ella y ésta le cuenta que está ahí porque su marido y padre de su hijo de siete años la quiso estrangular. 

La serie da un vuelco cuando Sean presenta una denuncia y pide la tenencia de Maddy. Alex se sienta en el banquillo de los acusados y se encuentra con una justicia sin perspectiva de género que la juzga por no tener un hogar y un trabajo que le permita darle una vida digna a su hija.  Alex no tiene pruebas para demostrar que es violentada por el padre de su hija y que no tiene un trabajo estable porque durante años fue la que se encargó de las tareas domésticas y de cuidado que no son remuneradas. De esta forma, Alex pierde la tenencia y le dan una semana para revertir su situación económica y habitacional.  

Cuando llega al refugio es Danielle la que la levanta del suelo y la incita a que no se deprima y vaya a recuperar su trabajo. En ese momento Alex dice que no debió haberse ido de la casa y minimiza la violencia que ejerció Sean diciendo que solo rompió una pared. Esta escena es interesante, porque es la compañera, la que le dice que él la abusó emocionalmente y la incita a que no se quede tirada en la alfombra: “Antes de morder ladran, antes de golpearte, golpean cerca de vos. La próxima iba a ser a tu cara y lo sabes”.  Alex sigue los pasos de Danielle y decide ir  a recuperar su empleo.  

Es en el mismo capítulo que ante una buena noticia Alex va a en busca de Danielle y se encuentra con que se había ido del refugio. Lo más interesante de esta escena es el silencio que se hace entre Denise  y Alex cuando ésta le va a preguntar dónde estaba.  Pero la coordinadora le responde que estas cosas pasan: “Es muy normal que vuelvan. A la mayoría les lleva unos siete intentos antes de irse definitivamente. Esta fue la tercera estadía de Danielle. A mí me llevó cinco”. 

Alex sigue trabajando en casas particulares pero pasa por numerosísimos altibajos, desde problemas con Paula, su madre, (Andie Macdowell) que padece trastorno de la personalidad, a no encontrar una vivienda que se encuentre en condiciones de ser habitada.  Hasta que en uno de los capítulos finales entra en una depresión muy grande cuando pierde todo lo que había conseguido y vuelve a su vida anterior. 

Son las redes de sororidad las que ayudaron a Alex a seguir adelante con su vida y a poder estabilizarse. Desde el refugio de violencia doméstica hasta mujeres que la protagonista encontró en el camino.  Lo mejor de la serie y lo que la hace más recomendable es que muestra los diversos estadíos que vive Alex en el transcurso de los capítulos. Las peripecias que tiene que hacer una madre para sobrevivir y la deficiencia tanto de la justicia por ser patriarcal,  como del Estado, por no establecer políticas públicas que acompañen  eficazmente a la víctima. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s