Una combinación de escenarios de sitcoms norteamericanas, superpoderes en medio de la cotidianeidad y una pareja que pinta perfectamente feliz, hasta que se empieza a profundizar en el detrás de escena de ese aparente mundo idílico.

Por Malena Bianca

Hace tiempo que Disney+ está apostando por crear contenido original para su plataforma de streaming. Tal vez, el primer éxito fue The Mandalorian, esa historia inmersa en el universo de Star Wars que supo captar fans con ciertos prejuicios, pero mucha expectativa. Algo similar se puede decir de WandaVision, el primer trailer mostraba a la feliz pareja de Wanda Maximoff y el humanoide Vision como un matrimonio en una sitcom de los años 50. Para quienes siguen a los Avengers de Marvel, algo no cuajaba en esa presentación. Lo último que supimos de la pareja en Avengers: End Game fue que Vision fue cruelmente asesinado por Thanos cuando extrajo la gema de la mente de su cabeza, todo mientras Wanda observaba sin poder rescatar a su amado. ¿Cómo es posible que se nos muestren compartiendo un hogar? Ahí está el encanto morboso de la serie: Wanda utiliza sus poderes de control de la realidad para crear una versión paralela de su vida matrimonial con Vision, en donde ambos repiten distintos momentos de la televisión estaodunidense y son simplemente una pareja más de los suburbios.

Wanda Maximoff la superheroína sin nombre gracioso, como deslizan anticipadamente en los primeros episodios, un guiño casi imperceptible para con el capítulo final. Una mujer que debió afrontar pérdidas y dolores desde la infancia. Sus padres murieron producto de una bomba perteneciente a la compañía de Tony Stark, tiempo después su hermano falleció cuando enfrentaban a Ultron. El último golpe fue perder a su novio frente al tiránico Thanos. Todas las personas que tenían un peso significativo en su vida ya no estaban. Su mundo alternativo nace de la profunda angustia de sentirse irremediablemente sola. A medida que avanza la trama, resulta sencillo empatizar con las decisiones de Wanda ¿Quién no pensó alguna vez en el deseo de revivir a un ser querido? Aunque la realidad exista por fuera de ese universo y solo se trate de una ilusión de la mente. La secuencia de acciones de Wanda son completamente comprensibles para quienes han experimentado la falta de alguien amado.

Otro punto a favor de la serie es el papel protagónico femenino, si bien Wanda está acompañada por Vision, es en definitiva la historia de su duelo y la evasión del dolor. Hasta hace unos años, las películas de Avengers no solían darle a las mujeres un rol principal. Nadie que preste un poco de atención, puede obviar que siempre las figuras masculinas son quienes llevan adelante el relato, mientras que las mujeres como Natasha Romanoff encarnada por Scarlet Johansen son cosificadas y relegadas a un rol de soporte y hasta sacrificable. La existencia de Capitana Marvel y el hecho de que este año esté pronta a estrenarse “Black Widow” sobre el pasado de Natasha, da cuenta de que los tiempos están cambiando. Por esa razón, es un acontecimiento que vale la pena nombrarlo: los protagónicos de mujeres en producciones de ciencia ficción pueden ser interesantes, divertidos y convocantes para las audiencias. Así lo prueba esta serie que pinta un escenario de profunda tristeza sin caer en el golpe bajo y con una gran habilidad narrativa. Este punto es también relevante, ya que el hilo conductor de la historia es contado a través de diversos formatos de la televisión norteamericana desde la década del 50 hasta nuestros días.

¿Vamos a ver absolutamente todo lo que Marvel y Disney pongan frente a nuestros ojos? Con total sinceridad: es probable que si. Más allá del tono bromista, WandaVision resulta una serie diferente y hasta en cierto punto un relato bizarro bien construido. Acá los condimentos clásicos de las luchas entre buenos y malos se plasman en escenarios donde los límites son difusos, es eso lo que permite crear una situación con la cual es posible empatizar. Las buenas personas también sufren y pueden tomar decisiones que dañen a otros y los malos del cuento a veces nos espejan las propias contradicciones. Por último, dejando de lado la cuota filosófica, se trata de una serie con varios momentos de acción y peleas cargadas de efectos especiales, las cuales son equilibradas perfectamente con las escenas dramáticas. Sin miedo, se puede recomendar para maratonear.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s