Una adolescente de un pequeño pueblo se enfrenta al dilema humano por excelencia: el amor y enamorarse ¿Cómo es vivirlo? Las relaciones no románticas dentro del espectro de vínculos afectivos posibles.

Por Malena Bianca

“Si Supieras” es la segunda producción de la directora y guionista Alice Wu estrenada este año en Netflix. Desde su trabajo busca crear historias protagonizadas por la comunidad asiática y darles voz a mujeres no heterosexuales. En su último proyecto cuenta la vida de Ellie Chu (Leah Lewis), una adolescente del tranquilo pueblo de Squahamish, quien al comienzo de la película, reflexiona en un ensayo escolar sobre el mito platónico acerca de tener una “otra mitad” que las personas deben buscar para sentirse completas. No solo la protagonista desecha esta idea a los pocos segundos por considerarla irracional, sino que toda la trama se centra en plantear las amplias posibilidades del amor que no solo cierran en lo “romántico”. Después de todo hay diversos vínculos que son significativos en la vida de cada ser humane.

Ellie cursa el último año de secundaria y pasa sus días concentrada en lograr buenas calificaciones y atender su casa. Su padre deprimido desde la muerte de su esposa, deja transcurrir el tiempo frente al televisor mientras interactúa brevemente con su hija. Parte de la rutina de la joven es hacer los trabajos escolares de sus compañeros a cambio de un pago, pero la monotonía se rompe cuando el deportista Paul Munsky le pide ayuda para escribirle una carta a Aster, la chica que le gusta. Esto representa un conflicto, ya que Ellie también tiene sentimientos románticos por Aster. A partir de ese momento, la adolescente comienza a descubrir cuáles son sus propios deseos.

La carta es la excusa que desencadena una extraña amistad entre Ellie y Paul. A medida que los dos pasan más tiempo juntos crean una intimidad en la que se permiten ser auténticos y hablar de sus sueños, miedos, historias familiares, así como reflexionar sobre el amor y las parejas. Paul es tosco con sus palabras, pero es a través de las acciones que busca generar conexiones, mientras que Ellie tiene la capacidad de intelectualizarlo todo, pero se paraliza frente a lo que siente. El vínculo que ambos forman posibilita que se muestren vulnerables y ser lo que el otre necesita para crecer.

La película está divida por citas de diversos personajes famosos. Una de ellas es de Oscar Wilde: “En el amor, uno comienza engañándose a sí mismo… y termina engañando a otros. Eso es lo que el mundo conoce como romance”. Tanto Ellie como Paul idealizan a Aster porque no la conocen. Ambos tienen un concepto sobre quién es ella: es linda, especial, inteligente y diferente. Pero lo cierto es que son ideas preconcebidas sobre una chica a la que están intentando acercarse. Sin embargo, las veces que Aster se muestra genuina, revela que vive presionada por mandatos y valores en los que no cree, pero de los cuales no logra despegarse. Es en esa confrontación de perspectivas la película discute con la idea del enamoramiento.

Si bien los personajes principales son adolescentes no es necesariamente acotada a ese público. La propuesta es cuestionar qué es el enamoramiento y las ideas sobre el amor. Me pareció interesante al verla, conversar con mi primo Diego de 16 años. Ambos llegamos a la conclusión de que no solo se muestran situaciones que para él son cotidianas en la escuela y con su grupo de amigos, sino que los sentimientos y dudas que tienen los personajes sobre qué es el amor puede experimentarse a cualquier edad ¿Quién tiene claro qué es amar?

Definitivamente, “Si Supieras” es una historia para reflexionar y pasar un buen rato. Una película que demuestra que el amor no está únicamente orientado a lo romántico, sino que las relaciones que entablamos con familiares y amigos ocupan un lugar vital en nuestras vidas. La propia Alice Wu comentó en una entrevista que para ella era fundamental correr el eje que tienen las comedias románticas sobre encontrar “la otra mitad” y generar un relato sobre la búsqueda de conexión con las personas. Una invitación a dejarse interpelar sobre las relaciones afectivas que construimos con los otres y qué persona somos en ellas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s