Por Luciana Milena Meuli Medrano

El aislamiento social, preventivo y obligatorio nos pone en el deber de reflexionar acerca de muchas cosas que nos atañen como sociedad. Los/as docentes que acompañaron el proceso de enseñanza en mi carrera de periodismo, recordarán que ante la pregunta de por qué estudiaba lo que estudiaba, siempre contesté que quería formarme en el campo de la comunicación para poder hacer un aporte en la marco de la gran desinformación existente en el área jurídica y confluir así las dos profesiones. Por eso, esta nota. Porque hoy que me encuentro en mi casa atravesando esta pandemia de la misma forma que están ustedes, me veo con el deber de poner sobre la mesa algunos conceptos y plantear algunas reflexiones, cuya base fue adquirida gracias a la educación pública y a la consciencia colectiva de la militancia diaria.  

También por eso, comienzo este artículo con esta aclaración, como primer descargo. Porque me duelen los ojos y me hierve la sangre al leer tantas fake news, tantas opiniones formuladas desde el desconocimiento y tanta convocatoria a cacerolazos siguiendo una agenda mediática hegemónica que desinforma. Probablemente encuentren estos párrafos un tanto extensos, pero es que me niego a entablar una reflexión sobre la libertad y la dignidad de una persona en 300 caracteres.

Ahora sí, el tema que nos ocupa: el arresto domiciliario a personas privadas de su libertad en el marco de la emergencia sanitaria.

Cuestiones globales a tener en cuenta en función de los hechos

  1. El Juez de la Cámara de Casación Penal bonaerense, Víctor Violini concedió la prisión domiciliaria a acusados de delitos leves que pertenecen al grupo de riesgo, ante un eventual contagio de COVID-19. Ahora bien, para el caso de los imputados o condenados por delitos graves (aquí entra el supuesto de abuso sexual, violaciones y otros), ordenó que revisen cada caso en particular. Y para la causa  que es de público conocimiento, ha concedido el habeas corpus presentado por la defensa de Olmos donde deja en manos del Juez de Garantías de Lomas de Zamora, la corroboración de las condiciones psico-físicas del imputado al otorgar el arresto domiciliario, como así también el control y monitoreo del mismo.  
  2. La Cámara Federal de Casación Penal en su Acordada N° 9/20 dispuso frente a la pandemia recomendar a los tribunales de jurisdicción que adopten medidas alternativas al encierro, tales como la prisión domiciliaria, con los mecanismos de control y monitoreo que estimen corresponder. Y menciona específicamente esta recomendación respecto de los siguientes grupos: Personas en prisión preventiva por delitos de escasa lesividad o no violentos, o que no representen riesgo procesal alguno (es decir, peligro de fuga, daños a sí mismo o terceros, entre otras cosas); personas condenadas por delitos no violentos que estén próximos a cumplir la pena impuesta; personas condenadas a penas de hasta tres años de prisión; personas en condiciones legales de acceder al régimen de libertad asistida, salidas transitorias o libertad condicional (cumpliendo con el resto de los requisitos); mujeres embarazadas y/o encarceladas con sus hijos/as; personas con mayor riesgo para la salud. Las evaluaciones de estos últimos casos deben determinar si es posible proteger su salud si permanecen detenidas y considerar factores como el tiempo de la pena y la gravedad del delito o la existencia de riesgos procesales como los mencionados anteriormente. Más abajo agrega en su articulado, meritar con extrema prudencia y carácter restrictivo la aplicabilidad de estas disposiciones en supuestos de delitos graves, conforme normas constitucionales, convencionales y de derecho interno. 

Mitos y mentiras

Ahora sí de acuerdo a los hechos, podemos establecer algunas precisiones, aclaraciones y reflexiones. Para comenzar, el sistema federal y republicano argentino está dividido en 3 poderes: el Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Es atribución específica del Poder Judicial, la toma de decisiones en el marco de la materia que nos ocupa. Es decir no fue el Poder Ejecutivo (hoy a cargo del Presidente Alberto Fernández), quien dicta la Acordada 09/20 sino los integrantes de la Cámara Federal de Casación Penal. De esta forma entonces, eliminamos el primer mito de la culpabilidad que se le asigna al gobierno nacional

Por otro lado, tampoco es cierta la afirmación creada en la opinión pública que “están soltando a violadores y abusadores”, porque la Acordada 09/20 menciona específicamente que las recomendaciones de medidas alternativas al encierro integran delitos no violentos o de penas mínimas. Y en casos de delitos más graves, estas disposiciones deberán ser tomadas con criterio restrictivo

El sistema carcelario en la región

Ahondando un poco en esta situación, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos exhortó a los Estados a adoptar medidas alternativas a la privación total de la libertad, siempre que fuera posible, evitando el hacinamiento en las cárceles, lo que puede contribuir a la propagación del virus. Cabe aclarar que tanto la Comisión como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, son dos entidades del sistema interamericano de protección de derechos humanos que se desprenden de la ratificación del Pacto de San José de Costa Rica, que en nuestro país tiene jerarquía constitucional. Es decir que todas sus recomendaciones y disposiciones son vinculantes en nuestro país. 

La Comisión IDH manifestó su preocupación frente a las condiciones alarmantes en que se encuentran las cárceles de la región, debido a su precariedad en cuanto a la salubridad e higiene y su nivel de hacinamiento extremo. Este contexto no sólo que puede generar un mayor riesgo frente al COVID-19 sino que vulnera todas las garantías del ser humano. Y este punto resulta crucial: perder el derecho a la libertad por un delito cometido, no implica la pérdida de otros derechos constitucionales como el derecho a la vida, a la salud, a la alimentación. 

El sistema judicial en Argentina

Hace años que el sistema carcelario argentino se encuentra en condiciones infra-humanas; como también el sistema judicial de nuestro país padece de corrupciones, causas encajonadas, arbitrariedades y es responsable de la vulnerabilidad a los derechos humanos tanto de víctimas como de aquellos/as que se encuentran imputados/as, procesados/as o cumpliendo una pena.

Que un juez disponga el arresto domiciliario a una persona imputada por un delito grave como una violación o un abuso sexual y no se tomen medidas de contralor al efecto e, incluso, se decida otorgarle ese beneficio sin tener en cuenta otras posibilidades, también es fruto del sistema judicial que sufrimos.

En este caso, me atrevo a ser más específica en relación a delitos que integran violencia contra la mujer y/o disidencias: el Poder Judicial aún hoy se encuentra integrado por jueces, fiscales y defensores que siguen a rajatabla conductas patriarcales. Pero aún así, tampoco el arresto domiciliario, implica la libertad. Que no se cumplan las medidas de control en determinados casos, que no se adopten otras posibilidades, que no haya un sistema de protección a la mujer suficiente, o que un juez -incluso- haya tomado esta decisión, no significa que estén soltando violadores y abusadores; tampoco que sea el gobierno nacional quien haya dado esta directiva.  

En busca de reflexiones colectivas

Por todo esto resulta fundamental no confundir conceptos. Necesitamos una sociedad que reflexione sobre lo que nos pasa, nos atraviesa y nos duele. Necesitamos a las universidades, docentes y estudiantes debatiendo sobre las implicancias de este sistema judicial atravesado por la pandemia y analizando causas y consecuencias. Necesitamos pensar sobre el rol que cumplen los medios de comunicación hegemónicos en este contexto de crisis económica y social y de emergencia sanitaria. Necesitamos una sociedad comprometida con la dignidad humana. Porque a un pueblo consciente de su humanidad, de su realidad y de sus derechos, no hay globos de colores que puedan derribarlo. 

Contacto: lucianameuli@gmail.com

Periodista UNDAV | Abogada UBA

        

Un comentario sobre “Arrestos domiciliarios: entre la humanidad y el endurecimiento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s