Bórica es un Estudio Integral de Psicología, fundado por la Lic. Monserrat Soneyra M.N. 67020 y la Lic. María Victoria Palmieri M.N. 68605. El Estudio realiza pericias, orientación vocacional y atención psicológica en forma online y presencial. Cuentan con dos consultorios, uno ubicado en el corazón de Villa Crespo y otro en el barrio de La Paternal.

IMG-20200409-WA0044

Por Lucía Salto
Las fundadoras de Bórica consideran que la salud mental es un derecho, es por esto que su principal objetivo es acercar la psicología a la comunidad. Se propusieron que todas las personas que necesiten acceder a un tratamiento, logren hacerlo en forma eficiente y fue así que crearon honorarios accesibles, los cuales son mantenidos por el curso de 6 meses y una vez finalizado este plazo, continuar su tratamiento con el profesional asignado por el estudio en forma privada. Así mismo, en el afán de crear una conexión de calidad entre la psicología y la comunidad, en el perfil de Facebook e Instagram del Estudio informan, semana a semana, sobre temas de interés referentes a la psicología.

¿Hace cuánto tiempo atienden pacientes que han sufrido violencia de género?
Si bien Bórica surge en el 2018, tanto en el marco de la clínica privada como en el ámbito hospitalario, las psicólogas que integramos este estudio hemos trabajado con pacientes que padecen violencia de género hace más de un año. Tenemos como objetivo a mediano plazo la presencia en cada barrio, y de esta manera la creación de una red de atención.

¿Cuál es su perspectiva a través del tiempo en relación a estas pacientes?
La mayoría de las pacientes que sufren violencia de género logran salir del círculo de la violencia. Esto les toma un tiempo que les es propio y depende de cada paciente. Lo que siempre conlleva mayor tiempo de tratamiento son las secuelas que la violencia deja en sus vidas. El dolor psíquico persiste sobre el dolor físico y eso es lo que se trabaja a lo largo del tratamiento.

¿Cuál es su feedback profesional en el ámbito de violencia de género?
En lo que es psicología siempre tratamos de trabajar desde el principio de abstinencia, el saber es de quien consulta, el foco no está puesto en el profesional que lleva a cabo el tratamiento, sino que está puesto en las pacientes. En lo que refiere a violencia de género, es más importante aún, porque son chicas que han perdido poco a poco tanto voz como voto. Devolverles eso es clave.

¿Qué tipo de violencias existen y cuáles son las repercusiones en cada caso?
Bajo la ley Nacional N°26.485 de Protección Integral para Prevenir, Sancionar, Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los Ámbitos en que se Desarrollen sus Relaciones Interpersonales, existen diferentes tipos de violencia como la física, psicológica, económica y patrimonial, sexual, y simbólica con sus respectivas modalidades como violencia doméstica, institucional, laboral, obstetricia, mediática y contra la libertad reproductiva. Las repercusiones dependen del caso por eso hacemos foco en la paciente y también en el tipo de violencia.

¿Cómo abordan la violencia psicológica?
Lo ideal es trabajar en forma interdisciplinaria, muchas veces es necesario que la problemática sea abordada en conjunto con asesoramiento legal y médico. Desde lo psicológico es importante que la paciente pueda nombrar lo qué pasó, que pueda contar la situación vivida. Esto ya es un montón, pues generalmente quieren olvidar o nunca lo pudieron contar.
Hay un segundo tiempo, que es de liberación. Implica liberarse del miedo y de la culpa. El espacio analítico, debe resultar reconfortante y tiene que permitirle a la persona liberarse del miedo y de la culpabilidad. La paciente ha de percibir que el analista está ahí́ por ella, y que su sufrimiento no le resulta indiferente.
Una vez que haya nombrado los hechos vividos, podrá volver a pensar los acontecimientos de su pasado en función de lo que ha aprendido sobre la agresión. Con mucha frecuencia, quienes sufrieron este tipo de violencia llegaron a percibir que lo que permitían decir o hacer no era bueno para ellas, pero, al no disponer de otro criterio que el de su propia moral, se sometieron.

¿Cuál es perfil general de las pacientes que han sufrido o sufren violencia de género?
Por lo general, la idea de la sociedad es que la mujer “algo habrá́ hecho” para estar en ese lugar, “tan inocente no es”. Cuando se trabaja con estas pacientes, lo último que se puede tratar es la implicancia y la responsabilidad.
Muchas veces se considera que la persona que se convierte en víctima es por su debilidad o sus carencias, pero ellas tienen algo más, algo de lo que el agresor quiere apropiarse. ¿Por qué́ fue elegida? Porque estaba ahí́, en ese momento. Es un objeto intercambiable, puede haber sido una persona u otra.
El ataque apunta a las partes vulnerables del otro, a sus puntos débiles, a los que utiliza como puntos de enganche. Utiliza las fallas del otro. Los agresores tienen una gran intuición para detectarlas. Son fallas que la persona no quiere saber, y el agresor se las revela. Allí́ empieza el dominio, “yo sé”, busca el germen de la autodestrucción en el otro y lo activa.
Decir que la víctima es cómplice no tiene sentido porque en estado de dominio no dispone de los medios psíquicos para actuar en esa situación, está paralizada. La víctima no es masoquista o depresiva en sí misma, lo que hace el agresor es utilizar la parte depresiva o masoquista que todos tenemos.

¿Piensan que la violencia de género es tema cultural también?
Si, definitivamente, consideramos al ser humano como una unidad biopsico-social, es decir, el resultado de una integración indisoluble del aspecto biológico, psicológico y social; tanto la víctima como quien ejerce la violencia, ambos están atravesados por la cultura.

¿Qué rol ocupa la educación en éstos casos? Piensan que es necesaria la terapia como herramienta educativa?
Entendemos que la educación en estos casos estaría del lado de la prevención, de brindar información certera a la comunidad para que sepa reconocer cuándo se está frente a un caso de violencia y también para saber qué hacer con eso, sobre todo a nivel legal para proteger y resguardad a la víctima. Creemos que uno de los apoyos psicológicos que debe recibir la paciente sin duda es acudir a terapia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s