A menudo suelen abrirse debates sobre lo usos y abusos de este tipo de medicamentos. ¿Cuándo es recomendable medicar y cuándo no?

Por Gabriel Romanelli

Si bien es un debate de redes sociales, en las últimas semanas se ha hecho hincapié en el tópico de la psicofarmacología y los usos en la vida cotidiana. Es habitual conocer casos o personas que utilizan psicofármacos tanto por prescripción médica como por usos ocasionales. No es mi deseo hablar ni bien ni mal de los fármacos en salud mental. No se trata de moralizar su uso y su consumo fuera de una correcta supervisión médica. Hay quienes los demonizan como «principios activos» para no detener jamás el rendimiento en un mundo necesariamente productivista y utilitario. Hay quienes los beatifican como la solución concluyente y más eficiente para contrarrestar síntomas o signos generales que puede portar una persona o paciente.

Se sabe por numerosos estudios que los tratamientos basados solamente en psicofármacos tienden a producir efectos a corto y mediano plazo, pero suelen dejar de producir efectos a largo plazo. Por otra parte las psicoterapias producen cambios pero a largo plazo. La conclusión es obvia: de ser necesario, un tratamiento mixto siempre es lo más eficiente considerando el trastorno o patología, los requerimientos y singularidades de cada paciente. Asimismo parte de la crítica a la medicalización se puede pensar en el uso (y a menudo abuso) de psicofármacos en personas que no presentan trastornos o patologías mentales. Quizá en este punto esté lo nodal de su universalización. Hay procesos normales en la vida de las personas que versan sobre emociones, pensamientos y sensaciones. Es normal a veces sentirse mal, o triste, o presentar signos de ansiedad o estrés o no poder dormir a la noche. De vez en cuando es natural y podría decirse saludable. Las personas no venimos a este mundo a ser felices como reza mucha parafernalia moderna. La vida quizá se recorte muchas veces en la búsqueda de una homeostasis, en un equilibrio biopsicosocial que pondere cierta capacidad de hacer, sentir, pensar y comunicar. Cierto balance entre realizar deseos y formas de sobreponernos cuando no se cumplen. Creo que acá es el lugar que el psicofármaco no debiera ocupar: el lugar de «corregir» procesos naturales de la vida de las personas. Interrumpir la ansiedad normal con una benzodiacepina como el clonazepam, suele llevar a no soportar los dolores lógicos de la existencia, depositando el control, que podríamos tener naturalmente, en un objeto externo como es una pastilla o píldora. Lo mismo con el estrés o con otros procesos en el límite entre lo orgánico y mental. Pero el problema no es el psicofármaco, las personas solemos taponar nuestros dolores o malestares con muchos objetos (drogas legales, ilegales, acciones, hobbies, trabajo, personas, entre millones de cosas). Quizá el psicofármaco o los fármacos estén asociados con una cuestión de salud y haya una utilización más sutil y naturalizada, no obstante su uso debiera ser siempre recetado y supervisado por un profesional médico. ¿Hay personas que necesitan psicofármacos? Absolutamente, como hay personas que no los necesitan. Pero no solo pasa en el terreno psicofarmacológico sino con las terapias. Hay personas que hacen terapia toda la vida: no está ni bien ni mal, en todo caso dependerá de si la persona considera o cree que «lo necesita». De ser así, hablamos de lo mismo: de un error de atribución en el cual el control de las emociones o sensaciones depende de lo psicoterapéutico y no de la persona en sí. Nada es bueno ni nada es malo, moralizar aspectos de salud suele ser más nocivo que saludable justamente. Debiera pensarse las implicancias y las necesidades de cada persona o paciente en particular y singular. Más desde una postura ética que moral.

Psicólogo UBA / contacto: Gabrielromanelli88@gmail.com

ResponderReenviar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s