Por Agustina Gonzalez

El consejo superior de la Universidad Nacional de Avellaneda aprobó ayer, a través de la demanda del gremio estudiantil, el uso de lenguaje inclusivo en las producciones realizadas por docentes, no docentes, estudiantes e investigadores. Gran parte del claustro festejó la implementación pero hubo otrxs que alegaron resistencias.

Es primordial  destacar que esto no es obligatorio para quienes producen el material pero quien lo evalúa debe respetarlo.

Ahora bien ¿Por qué se resisten a ampliar derechos si estos no quitan los ya adquiridos anteriormente? Los sectores más conservadores aducen que la Real Academia Española no aprueba esta forma de hablar, por ende, no se debería de utilizar. 

Lo más incongruente del relato conservador es que desconoce que el lenguaje no es estático y sobre todo que éste lejos de ser natural es una construcción social no neutral.

Socialmente se cuestiona la implementación de un lenguaje no sexista que incluye a las mujeres y a las personas no binarias pero el idioma español resulta ser irrebatible. Se habla y se adquieren costumbres europeas mientras que se deslegitima y se desconoce a los pueblos originarios. Como si esa porción de la historia no existiera. 

Es menester poner de manifiesto la no neutralidad del saber y de la lengua en tiempos donde el feminismo viene a romper con el orden establecido. Y romper con este orden no es más que visibilizar y darle el lugar que les fue históricamente quitado a las mujeres y a las personas que no se perciben ni de género masculino ni femenino y también deben de ser nombradas porque lo que no se nombra no existe y lo que no existe carece de derechos. 

La Undav no es la única casa de estudios que implementó el uso académico de lenguaje inclusivo. Se sumó a la oleada que empezó la Universidad Nacional de Río Negro que si bien no fue la primera en habilitar el uso de la e, si incluyó la figura del todos y todas en los comunicados institucionales, que la RAE rechaza. También la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. La Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario, entre otras.  

El movimiento feminista en Argentina es imparable. Y hay diversos sectores que quieren reducirlo sólo a la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito. Desconociendo las contiendas históricas en materia de amplitud de derechos de las mujeres y no binaries.  El uso de lenguaje inclusivo es sólo un eslabón. Pero es un buen comienzo para nombrar lo que para el Estado y para la sociedad no existió durante años.

aguscg1592@gmail.com

2 comentarios sobre “El uso de lenguaje inclusivo en el ámbito académico

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s